miércoles, 8 de noviembre de 2017

Directo al Alma por Fernan Makaroff

Directo al Alma

Cuánto más te ames, menos amor necesitarás. Por lo tanto, al no necesitarlo, no construirás ni sostendrás relaciones conflictivas. Sólo vendrán a tu vida personas de luz y sabiduría, y si no fuera así, se marcharán rápidamente.

Al no necesitar amor te expresarás siempre como deseas y seguirás a tu corazón todo el tiempo, ya que no tendrás miedo al rechazo, ni al juicio, ni a la soledad, ni a la carencia o al abandono. Como tu corazón estará lleno de ti, sentirás que el mundo entero es más pequeño.

Sentirás que el mundo está dentro de ti y no tú dentro de él. Todo lo disfrutarás en su justa medida. Saldrás al cine, a cenar, harás deporte y otras actividades, pero nada, absolutamente nada, te dará un placer mayor que cuando cierras los ojos y sientes ese amor en tu corazón; ese amor que te ganaste tras años de sanar y aceptar tus heridas; tras años de permanecer en silencio; tras años de hacer lo que viniste a hacer a este mundo sin distraerte: evolucionar.

De eso se trata el camino espiritual: de no distraerte. Si te distraes, procura siempre que sea a plena conciencia. Elige la distracción pero nunca permitas distraerte inconscientemente y engañarte con que la felicidad está afuera. Usa al mundo pero no permitas que te use a ti.

Disfruta de todo pero no necesites nada. Tienes que lograr vivir de tal manera que puedas prescindir de las personas y de los objetos. Esa será la prueba de que has recuperado el contacto con tu alma.

F. Makaroff

martes, 7 de noviembre de 2017

Amor es relajación

Amar es relajante. Cuando hay amor, hay relajación. Si amas a alguien, si entre tú y él o tú y ella hay amor, con el amor llegará la música de la relajación. La relajación está ahí.

Cuando te sientes relajado con alguien es señal de que hay amor...

Cuando el amor no fluye entre dos personas, el otro es el infierno; pero cuando el amor fluye, el otro es el cielo...

Cuando el amor fluye, un silencio desciende. El lenguaje se pierde; las palabras pierden su significado. Tienes demasiado que decir y, al mismo tiempo, nada que decir. El silencio te envuelve, y en ese silencio el amor florece. Estás relajado. En el amor no hay futuro, no hay pasado; sólo hay pasado cuando el amor muere. Sólo recuerdas el amor cuando está muerto, el amor vivo nunca se recuerda; está vivo, no hay espacio vacío para recordarlo. El amor se manifiesta en el presente; no hay futuro y no hay pasado.

Si amas a alguien no necesitas fingir. Puedes ser simplemente lo que eres. Puedes sacarte la máscara y relajarte. Cuando el amor no fluye tienes que llevar la máscara. Estás en continua tensión porque el otro está ahí; tienes que fingir, tienes que estar en guardia. Tienes que ser agresivo o defensivo: es una lucha, una pugna; no puedes relajarte.

La felicidad del amor es más o menos la felicidad de la relajación...

OSHO, De la medicación a la meditación

domingo, 5 de noviembre de 2017

Verdades que Duelen y cuesta reconocer

El día que entendamos y vivamos sabiendo que somos mucho más que una raza, una religión, un partido político, un estilo de vida, un sexo, una bandera, un estatus, un problema, un cuerpo, una madre, un hijo, una pareja... y todos los interminables personajes que podríamos continuar numerando, ese día y sólo ese día empezaremos a relacionarnos con los demás desde el alma, ese día nuestras vidas no tendrán límite y estaremos abiertos a la totalidad de las posibilidades. Porque ese día nos daremos cuenta, que detrás de todas esas capas todos estamos hechos de la misma esencia, el amor. Entonces no hay diferencias porque lo que ves en el otro está dentro de ti y la vida simplemente te lo está reflejando.

Es fácil decir que los políticos que representan esta sociedad (o cualquier otra persona) son crueles, egoístas, cínicos, falsos, frívolos, ambiciosos, y que son capaces de hacer cualquier cosa por el poder. Lo difícil es darnos cuenta que cuando fluimos desde el Ego somos exactamente lo mismo que ellos. Ellos representan lo que somos. Odiar personas o partidos políticos es odiarte a ti mismo y además ser muy poco consciente de lo que tú eres.

La buena noticia es que siempre estamos a tiempo de aumentar nuestra conciencia. 
Sí, somos Ego y la mente nos lleva por caminos oscuros, tenebrosos, nos arrastra al abismo, pero también estamos hechos de un amor con una fuerza mucho más poderosa que el odio, que el miedo. 

Hay que trabajar en ello... meditar, llenarse de amor verdadero, no dejarnos arrastrar por el exterior, mantenernos fuertes en nosotros mismos y en esa esencia de AMOR tan grande y capaz de alcanzar cualquier cosa constructiva que deseemos. 

La meditación es absolutamente necesaria para  conectarte con el amor, para no caer en el sufrimiento, en la culpa, en el "qué dirán los demás". Y se necesita un valor muy grande para hacerlo, obvio, en esta vida no hay nada fácil, hemos venido justamente a trabajar en nosotros, en alcanzar esa conciencia que nos hace libres, felices y que nuestra vida tenga sentido. 

"No conozco un valor mayor que el necesario para mirar dentro de uno mismo" OSHO 

Por lo que observo en la sociedad a nivel general, muchas personas deciden evadirse de sí mismas de muchas maneras, enganchándose a comentarios de odio y de miedo de otras personas, dejándose influir por la manipulación de los medios de comunicación, posicionándose en bandos y maneras de pensar por honrar a su patria, a sus padres, familiares o Dioses.

No importa cuan bueno seas y cuan buenas sean tus intenciones, no importa que te menifiestes por la paz, que tengas un discurso excelente, que estés muy bien informado culturalmente, que hagas yoga, o que colabores con una ONG. Porque si te estás dejando llevar por el exterior, no puedes tener paz en tu interior. No es coherente. Hay que ser valiente y atreverse a mirar más allá de las capas del Ego, sabiendo que somos eso, pero también hay más, mucho más... Entiendo que romper esas capas y darte cuenta tiene que ser doloroso y pocos son los que deciden trascender ese dolor, aunque corran el riesgo de MEJORAR SU CALIDAD DE VIDA y ser FELICES.

La conciencia es lo que nos hace realmentes LIBRES señores y señoras.  
¿ Te imaginas... cómo sería... ?


Foto: Atardecer en Sequoia Park

sábado, 9 de septiembre de 2017

Relaciones del Alma por Ascensión Belart

Anhelamos una conexión de Ser a Ser, de alma a alma, y la mejor manera de prepararnos para un verdadero encuentro es aprender a estar solos, al menos durante algunos períodos y muy especialmente cuando se acaba una relación. Estar solo es bueno para conocerse en todos los sentidos, ampliar nuestra identidad, reconocer nuestras limitaciones y capacidades, y aprender a ser autosuficientes. Uno es dueño de su vida y de sus decisiones, y responsable de su felicidad. Y sin embargo, todo lo que llegamos a hacer, a aguantar y a permitir con tal de no estar solos!

Hablo de las «bendiciones» de la soledad: del encuentro con uno mismo, de estar en contacto con las propias necesidades y reconocer lo que uno quiere y no quiere. Ahora bien, también es cierto que se necesita un espejo en el que mirarse. Y la pareja constituye ese «espejo mágico» en el que podemos vernos en profundidad, donde poder observar nuestros aspectos más íntimos y regresivos, nuestras luces y nuestras sombras. Este reflejo es el verdadero don de las relaciones del alma.

Para aquellos que viven conscientemente su proceso de maduración, la relación no es la salvación, no se pretende que la pareja sea el papá o la mamá, se haga cargo de las carencias y proporcione aquello que falta. Es prioritario ocuparse de uno mismo y de sus necesidades, establecer fronteras y darse espacio para que la relación pueda desarrollarse. El requisito esencial para una relación auténtica es ser íntimo con uno mismo, saber lo que sentimos, necesitamos, valoramos, lo que nos gusta o disgusta, lo que nos importa en la vida. Es necesario estar bien conectado con las propias emociones, con el vacío fértil y la soledad.

La verdadera intimidad en la pareja no es inmediata, es un proceso que lleva su tiempo. Cada uno tiene su propia vida y sigue con ella sin abandonarla, y poco a poco se va incorporando a la otra persona. El conocer al otro y ser conocido requiere apertura y tiempo, no se trata de volcarse «de golpe» en una relación, ni de renunciar a ser uno mismo. Para que esto sea posible, para que no se pierda el centro, es imprescindible que lo valoremos y tengamos bien integrado, y eso precisa de un tiempo de práctica.

El fundamento de una verdadera relación radica en estar presente para el otro, para lo cual es necesario aprender a estar presente y ser íntimo con uno mismo. Por eso es tan importante la meditación, pues nos conecta con nuestro centro, nos alimenta y nutre desde el interior. Hay que tomar conciencia del propio camino o evolución personal, del lugar donde uno se encuentra y respetarlo, lo que significa no permitir que nada ni nadie se interponga en el proceso de crecimiento o individuación.

El foco de atención de las relaciones conscientes se halla en el propio proceso: cada uno respeta su proceso y el del otro. Cada uno tiene su camino en la vida y hace su viaje, aunque se acompañan mutuamente. La relación es importante, pero no lo es todo, como en las relaciones dependientes. Ambos se abren a la vida y al mundo, al contexto en que están inmersos y del que participan.

Hay evolución personal, creatividad y compromiso con la propia vida, lo que incluye respetar el tiempo que cada persona necesita para sí. La relación con uno mismo necesita tiempo para ser cultivada, para nutrirse, porque cuanto más completos nos sentimos más fácil resulta la proximidad y la intimidad, y a la vez más necesitamos  estar a solas. Recordemos la recomendación de Rilke de que en una relación cada uno debía proteger la soledad del otro.

En las verdaderas relaciones íntimas hay transparencia, sinceridad y respeto mutuo. Se puede hablar de cómo repercute lo que el compañero/a hace o no en la historia personal de cada uno, aclarar qué temas personales resuenan frente a ello, sin defenderse, acusar o manipular. Es posible que en ocasiones el otro haga o diga algo que provoque que afloren los propios miedos, carencias o sentimientos de abandono, pero como son de uno hay que asumir la responsabilidad y hacerse cargo de ellos.

El alma se nutre del diálogo. Ahora bien, se trata de hablar de uno mismo y no del otro, expresar los propios temores, deseos, necesidades, sueños y fantasías mediante una comunicación libre y fluida de los sentimientos. Hablar superando la desconfianza, derribando barreras y defensas, desnudándose emocionalmente y dejando traslucir confesiones, desesperanzas y zonas de vulnerabilidad en la búsqueda de autenticidad, para sacar a la luz lo que anida en las profundidades del alma.

El amor es apertura de corazón y riesgo, de ahí la disposición a arriesgarse a abrir y revelar la propia alma, incluso ante la eventualidad de no ser entendido, dando también la posibilidad al otro para que viva y manifieste la suya. Una relación consciente se alimenta tanto de la proximidad como de la distancia, requiere darse y dar espacio al otro. Por eso es importante respetar la relación tanto como preservar el propio camino individual. Hay una dialéctica generadora de crecimiento entre la necesidad de intimidad y de libertad, es la confluencia del  movimiento de fusión y el de individuación, que precisa también de una reconciliación de opuestos, como acontece en los procesos personales.

Según el terapeuta jungiano T. Moore, el amor es un proceso alquímico en que nosotros somos el material a trasmutar. Igual que hay una alquimia del alma hay una  alquimia de la relación, un proceso de conjunción, integración y co-evolución de los desarrollos de individuación de cada uno, de ahí el grado de complejidad de las relaciones de pareja. Es la idea de “matrimonio sagrado” o Hiero gamos en el que la pareja se transforma, renace y se renueva a través de las sucesivas crisis personales de cada uno que repercuten en el otro, proporcionando material para seguir creciendo. Es un proceso consciente de búsqueda, exploración, renovación y transformación donde caben el riesgo y la sorpresa, y se experimentan la pérdida y el reencuentro, la incertidumbre y el redescubrimiento del otro. Un vínculo que crece y se renueva constantemente, que no se da por hecho.

Visto así, las dificultades y crisis pueden conducir a una mayor profundidad e intimidad porque nutren y enriquecen el proceso de individuación de cada uno. Es una cadena de intercambios a través de las tensiones y conflictos generados por uno u otro que van superándose, trascendiéndose e integrándose. Un juego de espejos que muestra nuevas y sucesivas facetas de cada uno, que propician la trasformación de ambos. Porque cuanto mejor se conoce uno mismo más puede aceptar y comprender la complejidad del otro.
Una relación entre almas se sustenta en la amistad, la confianza, la admiración y el interés por las actividades y sueños de la pareja. El respeto mutuo, la sinceridad y la complicidad fortalecen el vínculo, así como el honrar y valorar la relación. El erotismo es esencial en la relación de pareja: nos gusta estar cerca del otro, sentirlo, tocarlo, saborearlo también físicamente, y no sólo en la intimidad sexual. Recordemos que el placer y el disfrute refuerzan el vínculo entre la pareja.

La valoración recíproca es otro de los fundamentos del amor. Necesitamos ser amados como únicos e insustituibles, brillar con luz propia en la relación. Según Alberoni: «Una pareja sigue enamorada si las dos personas cambian, crecen, se transforman y se reencuentran, se redescubren, y se vuelven a ver con los ojos resplandecientes del estado naciente». Por eso es esencial preservar aquello que hubo en la atracción inicial, en los albores del encuentro, para poder recurrir al fuego original en los momentos de oscuridad.

Así pues, en una relación de seres en proceso de crecimiento se elige al otro como compañero/a, no para que nos salve, proteja, sostenga o adore. Tampoco para escapar de una situación o para que nos proporcione seguridad. Optamos por una relación privilegiada para brindarnos la oportunidad de ir un poco más allá en nuestro viaje hacia el corazón, lo que significa que a través de la relación podemos  conocernos, expresarnos y desarrollarnos con una mayor profundidad.

Texto original © Ascensión Belart.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Escoge tu propio camino

Hoy me lío la manta a la cabeza para darte un consejo. Y digo esto porque considero que no soy nadie para dar consejos a otros. Solo tú eres responsable de tu vida y lo que quieres escoger vivir en ella. Solo te pido que leas este Post y te dejes sentir, si algo te resuena es señal que te identificas de algún modo con lo que digo. De lo contrario, simplemente puedes llegar hasta el final si lo deseas y crees que puedes llevarte algo, o bien dejar de leerlo cerrando la ventanita :)
 
Mi humilde consejo, también decir que es el que poca gente te dará. El consejo es el siguiente: No sigas al rebaño, no sigas a las masas, (aquí pondría una señal de: peligro, danger!!!) sé único, sé auténtico. Escoge tu propio camino, aunque sea el menos transitado.
 
Sé que se necesita mucha valentía. Tienes que ser fuerte, la corriente hacia la que te arrastra la sociedad, tu familia, los medios de comunicación y todo aquel que con su mejor intención quiere tu  mejor bien, tiene mucha influencia sobre ti. Pero todas estas masas no te están dejando libertad para escoger ser quien quieres ser. Y la libertad es el principio de la felicidad. No puedes ser feliz si no eres libre de escoger lo mejor para ti.  Libertad y felicidad son auténticos derechos humanos que, parece ser, se nos han perdido en algún lugar de nuestra cabeza.
 
Mucha gente, aún en estos tiempos, entiende el significado de  libertad de maneras confusas, a mi modo de ver. Piensan que la libertad es hacer lo que te da la gana sin importar nada ni nadie, la lujuria, la irresponsabilidad... pero la libertad bien entendida carece de todo eso, más bien es todo lo contrario. No hay mayor responsabilidad que la de sentirte merecedor de tu libertad y felicidad, por que como he dicho antes para hacerte cargo de tu felicidad se necesita mucha valentía. Es por eso que nos cuesta tomar este tipo de decisiones y preferiremos seguir las corrientes de las masas sin sobresalir demasiado, porque claro... ¿qué pensarán los demás si hago o digo esto y no aquello? Ui, es mejor quedarme como estoy aunque me sienta infeliz; aunque me sienta como en una cárcel, dependiendo de todo lo que está fuera de mí, más que atreverme a ser YO MISMO y responder a mis necesidades y bienestar.
 
...No copies lo que hace la gente de "tu edad", no copies a tus amigos, a tus familiares, a tus compañeros de trabajo, no copies sus vidas, vive tu propia vida!!!! Evidentemente, cuando digo <no copies> no quiero decir que no te quedes con lo bueno que pueden aportarte, que aprendas de ellos o que los admires por lo que son, el matiz es muy diferente. Cada persona hemos venido a esta vida a experimentar algo único. Mis anhelos, aprendizajes o sueños no tienen porqué ser los mismos que los tuyos.
 
 
La paz interior que se siente al tener la libertad no se puede comparar con nada..., el disfrute de todo lo que haces es mucho mayor. Vives el momento sin aferrarte a nada... aix... que difícil, ¿eh? pero nada es imposible. Todo lo que haces sin libertad no lo puedes disfrutar de la misma manera, aunque tengas todo el oro y lujos del mundo.
La diferencia es grande...
 
Un abrazo querid@s lectores.
 
Gracias por leerme.

domingo, 14 de mayo de 2017

Intuición y Sabiduría Interior

¿Lo tomas o lo dejas? ¿Mantener o soltar? ¿A la derecha o a la izquierda?

 Cuántas veces habremos dudado de qué hacer en más de una situación...
 
Cuántos disgustos nos ahorramos cuando seguimos con convicción esa vocecita interior. Esa voz que en tantas ocasiones le tenemos el volumen tan bajito que ni la oímos, o simplemente la ponemos en "mute mode".

Según el Diccionario de la Lengua Española la Intuición es la facultad para comprender las cosas de forma inmediata, sin precisar razonamientos.

Y así es. Para mí, la intuición es sinónimo de sabiduría interna, esa que te da la respuesta que nunca faya..., es como una brújula o una flecha en el camino.
Gracias a la meditación, al yoga, al trabajo diario de conexión conmigo misma, y algunas cualidades que ya traje conmigo voy desarrollando -cada vez más- esta habilidad. Y ¿cómo se hace? os preguntaréis... pues bien, en base a mi propia experiencia puedo decir que dándome espacio para escucharme, en silencio, a solas; e invirtiendo tiempo en conocerme profundamente, atendiendo mis necesidades, actuando según mis valores... Todas estas acciones en su conjunto son el cóctel perfecto para ejercitar ese 'musculito' de la intuición, y no solo eso, sino muuuucho mucho más. Por que invertir en uno mismo es el mayor tesoro que uno puede regalarse. No, no es el camino fácil. Pero es inmensamente gratificante.

 Confieso que NO SIEMPRE le hago caso a mi intuición, ya que en algunos casos gana mi mente, las decisiones basadas en lo racional, en el miedo, en la inseguridad... Por suerte, con el tiempo y la experiencia de los años, cada vez tengo más claro que mi voz interior es muy sabia, que tengo que creer y confiar más en ella, aunque la mente parlotee y me quiera llevar por dónde a ella se le antoje . Es como tener esa sensación de que las cosas no fluyen y existen miles de obstáculos, pero sigues empeñándote en ir por ese lado. No hace falta decir cómo es el final de estas historias, y no faya! En el fondo TÚ lo sabías, tu inteligencia interior te lo estaba diciendo, pero seguías empeñándote... ¡Es tremendo! Seguir tu intuición es sentir las vibraciones que te da esa persona, o situación. Si las sientes: confía en ellas.

 Me gusta comparar la intuición con la sabiduría interna del corazón, un susurro que viene del alma; aunque ciertamente, en Yoga, estaría posicionada en el entrecejo, pues sería como un tercer ojo, ese ojo que ve más allá, más allá  de lo superficial.
 
En definitiva, la intuición es como un súper poder que todos poseemos, si la trabajamos.
El siguiente paso es creer en ella, y el siguiente actuar según ella. Como todo, práctica, se necesita mucha práctica... A las personas racionales nos cuestan más estas cosas, pero todo se puede llegar a corregir con un poco de paciencia y dedicación.
 
@solitalo Disfrutar lo que surja y estar en paz y alegría, es su estado natural y por lo tanto NATURAL. Los estados anormales y sin paz son del ego, déjenlos irse porque como el ego, son irreales. …:
 
"Confía más en lo que sientes, que en lo que piensas".
Deepak Chopra


Hasta la próxima queridos amig@s

Sed muy felices.

jueves, 20 de abril de 2017

ÁBRETE CORAZÓN - Meditación Chamánica

Hola bellas almas que llegáis a leer estas líneas,
 
Agradecida estoy a la Vida por darme tantos regalos cada día. Abierta estoy también a recibir más regalos, que sean infinitos, que nunca se acaben...
 
Os comparto esta meditación chamánica envuelta en amor: "Ábrete Corazón".
 
A menudo, nos encerramos en nosotros mismos, cerramos nuestro corazón con corazas de miedo que nos bloquean y nos impiden avanzar. Gracias a la meditación estos bloqueos pueden sanarse, liberando carga que nos sobra, vaciando la mente de prejuicios y podemos disfrutar más de cada momento.
 
No subestiméis la belleza de las cosas simples, sencillas...permitiros unos minutos de conexión y de paz con el verdadero ser que sois.

Ábrete Corazón


Gracias por estar al otro lado ;-)

Un abrazo.