sábado, 9 de septiembre de 2017

Relaciones del Alma por Ascensión Belart

Anhelamos una conexión de Ser a Ser, de alma a alma, y la mejor manera de prepararnos para un verdadero encuentro es aprender a estar solos, al menos durante algunos períodos y muy especialmente cuando se acaba una relación. Estar solo es bueno para conocerse en todos los sentidos, ampliar nuestra identidad, reconocer nuestras limitaciones y capacidades, y aprender a ser autosuficientes. Uno es dueño de su vida y de sus decisiones, y responsable de su felicidad. Y sin embargo, todo lo que llegamos a hacer, a aguantar y a permitir con tal de no estar solos!

Hablo de las «bendiciones» de la soledad: del encuentro con uno mismo, de estar en contacto con las propias necesidades y reconocer lo que uno quiere y no quiere. Ahora bien, también es cierto que se necesita un espejo en el que mirarse. Y la pareja constituye ese «espejo mágico» en el que podemos vernos en profundidad, donde poder observar nuestros aspectos más íntimos y regresivos, nuestras luces y nuestras sombras. Este reflejo es el verdadero don de las relaciones del alma.

Para aquellos que viven conscientemente su proceso de maduración, la relación no es la salvación, no se pretende que la pareja sea el papá o la mamá, se haga cargo de las carencias y proporcione aquello que falta. Es prioritario ocuparse de uno mismo y de sus necesidades, establecer fronteras y darse espacio para que la relación pueda desarrollarse. El requisito esencial para una relación auténtica es ser íntimo con uno mismo, saber lo que sentimos, necesitamos, valoramos, lo que nos gusta o disgusta, lo que nos importa en la vida. Es necesario estar bien conectado con las propias emociones, con el vacío fértil y la soledad.

La verdadera intimidad en la pareja no es inmediata, es un proceso que lleva su tiempo. Cada uno tiene su propia vida y sigue con ella sin abandonarla, y poco a poco se va incorporando a la otra persona. El conocer al otro y ser conocido requiere apertura y tiempo, no se trata de volcarse «de golpe» en una relación, ni de renunciar a ser uno mismo. Para que esto sea posible, para que no se pierda el centro, es imprescindible que lo valoremos y tengamos bien integrado, y eso precisa de un tiempo de práctica.

El fundamento de una verdadera relación radica en estar presente para el otro, para lo cual es necesario aprender a estar presente y ser íntimo con uno mismo. Por eso es tan importante la meditación, pues nos conecta con nuestro centro, nos alimenta y nutre desde el interior. Hay que tomar conciencia del propio camino o evolución personal, del lugar donde uno se encuentra y respetarlo, lo que significa no permitir que nada ni nadie se interponga en el proceso de crecimiento o individuación.

El foco de atención de las relaciones conscientes se halla en el propio proceso: cada uno respeta su proceso y el del otro. Cada uno tiene su camino en la vida y hace su viaje, aunque se acompañan mutuamente. La relación es importante, pero no lo es todo, como en las relaciones dependientes. Ambos se abren a la vida y al mundo, al contexto en que están inmersos y del que participan.

Hay evolución personal, creatividad y compromiso con la propia vida, lo que incluye respetar el tiempo que cada persona necesita para sí. La relación con uno mismo necesita tiempo para ser cultivada, para nutrirse, porque cuanto más completos nos sentimos más fácil resulta la proximidad y la intimidad, y a la vez más necesitamos  estar a solas. Recordemos la recomendación de Rilke de que en una relación cada uno debía proteger la soledad del otro.

En las verdaderas relaciones íntimas hay transparencia, sinceridad y respeto mutuo. Se puede hablar de cómo repercute lo que el compañero/a hace o no en la historia personal de cada uno, aclarar qué temas personales resuenan frente a ello, sin defenderse, acusar o manipular. Es posible que en ocasiones el otro haga o diga algo que provoque que afloren los propios miedos, carencias o sentimientos de abandono, pero como son de uno hay que asumir la responsabilidad y hacerse cargo de ellos.

El alma se nutre del diálogo. Ahora bien, se trata de hablar de uno mismo y no del otro, expresar los propios temores, deseos, necesidades, sueños y fantasías mediante una comunicación libre y fluida de los sentimientos. Hablar superando la desconfianza, derribando barreras y defensas, desnudándose emocionalmente y dejando traslucir confesiones, desesperanzas y zonas de vulnerabilidad en la búsqueda de autenticidad, para sacar a la luz lo que anida en las profundidades del alma.

El amor es apertura de corazón y riesgo, de ahí la disposición a arriesgarse a abrir y revelar la propia alma, incluso ante la eventualidad de no ser entendido, dando también la posibilidad al otro para que viva y manifieste la suya. Una relación consciente se alimenta tanto de la proximidad como de la distancia, requiere darse y dar espacio al otro. Por eso es importante respetar la relación tanto como preservar el propio camino individual. Hay una dialéctica generadora de crecimiento entre la necesidad de intimidad y de libertad, es la confluencia del  movimiento de fusión y el de individuación, que precisa también de una reconciliación de opuestos, como acontece en los procesos personales.

Según el terapeuta jungiano T. Moore, el amor es un proceso alquímico en que nosotros somos el material a trasmutar. Igual que hay una alquimia del alma hay una  alquimia de la relación, un proceso de conjunción, integración y co-evolución de los desarrollos de individuación de cada uno, de ahí el grado de complejidad de las relaciones de pareja. Es la idea de “matrimonio sagrado” o Hiero gamos en el que la pareja se transforma, renace y se renueva a través de las sucesivas crisis personales de cada uno que repercuten en el otro, proporcionando material para seguir creciendo. Es un proceso consciente de búsqueda, exploración, renovación y transformación donde caben el riesgo y la sorpresa, y se experimentan la pérdida y el reencuentro, la incertidumbre y el redescubrimiento del otro. Un vínculo que crece y se renueva constantemente, que no se da por hecho.

Visto así, las dificultades y crisis pueden conducir a una mayor profundidad e intimidad porque nutren y enriquecen el proceso de individuación de cada uno. Es una cadena de intercambios a través de las tensiones y conflictos generados por uno u otro que van superándose, trascendiéndose e integrándose. Un juego de espejos que muestra nuevas y sucesivas facetas de cada uno, que propician la trasformación de ambos. Porque cuanto mejor se conoce uno mismo más puede aceptar y comprender la complejidad del otro.
Una relación entre almas se sustenta en la amistad, la confianza, la admiración y el interés por las actividades y sueños de la pareja. El respeto mutuo, la sinceridad y la complicidad fortalecen el vínculo, así como el honrar y valorar la relación. El erotismo es esencial en la relación de pareja: nos gusta estar cerca del otro, sentirlo, tocarlo, saborearlo también físicamente, y no sólo en la intimidad sexual. Recordemos que el placer y el disfrute refuerzan el vínculo entre la pareja.

La valoración recíproca es otro de los fundamentos del amor. Necesitamos ser amados como únicos e insustituibles, brillar con luz propia en la relación. Según Alberoni: «Una pareja sigue enamorada si las dos personas cambian, crecen, se transforman y se reencuentran, se redescubren, y se vuelven a ver con los ojos resplandecientes del estado naciente». Por eso es esencial preservar aquello que hubo en la atracción inicial, en los albores del encuentro, para poder recurrir al fuego original en los momentos de oscuridad.

Así pues, en una relación de seres en proceso de crecimiento se elige al otro como compañero/a, no para que nos salve, proteja, sostenga o adore. Tampoco para escapar de una situación o para que nos proporcione seguridad. Optamos por una relación privilegiada para brindarnos la oportunidad de ir un poco más allá en nuestro viaje hacia el corazón, lo que significa que a través de la relación podemos  conocernos, expresarnos y desarrollarnos con una mayor profundidad.

Texto original © Ascensión Belart.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Escoge tu propio camino

Hoy me lío la manta a la cabeza para darte un consejo. Y digo esto porque considero que no soy nadie para dar consejos a otros. Solo tú eres responsable de tu vida y lo que quieres escoger vivir en ella. Solo te pido que leas este Post y te dejes sentir, si algo te resuena es señal que te identificas de algún modo con lo que digo. De lo contrario, simplemente puedes llegar hasta el final si lo deseas y crees que puedes llevarte algo, o bien dejar de leerlo cerrando la ventanita :)
 
Mi humilde consejo, también decir que es el que poca gente te dará. El consejo es el siguiente: No sigas al rebaño, no sigas a las masas, (aquí pondría una señal de: peligro, danger!!!) sé único, sé auténtico. Escoge tu propio camino, aunque sea el menos transitado.
 
Sé que se necesita mucha valentía. Tienes que ser fuerte, la corriente hacia la que te arrastra la sociedad, tu familia, los medios de comunicación y todo aquel que con su mejor intención quiere tu  mejor bien, tiene mucha influencia sobre ti. Pero todas estas masas no te están dejando libertad para escoger ser quien quieres ser. Y la libertad es el principio de la felicidad. No puedes ser feliz si no eres libre de escoger lo mejor para ti.  Libertad y felicidad son auténticos derechos humanos que, parece ser, se nos han perdido en algún lugar de nuestra cabeza.
 
Mucha gente, aún en estos tiempos, entiende el significado de  libertad de maneras confusas, a mi modo de ver. Piensan que la libertad es hacer lo que te da la gana sin importar nada ni nadie, la lujuria, la irresponsabilidad... pero la libertad bien entendida carece de todo eso, más bien es todo lo contrario. No hay mayor responsabilidad que la de sentirte merecedor de tu libertad y felicidad, por que como he dicho antes para hacerte cargo de tu felicidad se necesita mucha valentía. Es por eso que nos cuesta tomar este tipo de decisiones y preferiremos seguir las corrientes de las masas sin sobresalir demasiado, porque claro... ¿qué pensarán los demás si hago o digo esto y no aquello? Ui, es mejor quedarme como estoy aunque me sienta infeliz; aunque me sienta como en una cárcel, dependiendo de todo lo que está fuera de mí, más que atreverme a ser YO MISMO y responder a mis necesidades y bienestar.
 
...No copies lo que hace la gente de "tu edad", no copies a tus amigos, a tus familiares, a tus compañeros de trabajo, no copies sus vidas, vive tu propia vida!!!! Evidentemente, cuando digo <no copies> no quiero decir que no te quedes con lo bueno que pueden aportarte, que aprendas de ellos o que los admires por lo que son, el matiz es muy diferente. Cada persona hemos venido a esta vida a experimentar algo único. Mis anhelos, aprendizajes o sueños no tienen porqué ser los mismos que los tuyos.
 
 
La paz interior que se siente al tener la libertad no se puede comparar con nada..., el disfrute de todo lo que haces es mucho mayor. Vives el momento sin aferrarte a nada... aix... que difícil, ¿eh? pero nada es imposible. Todo lo que haces sin libertad no lo puedes disfrutar de la misma manera, aunque tengas todo el oro y lujos del mundo.
La diferencia es grande...
 
Un abrazo querid@s lectores.
 
Gracias por leerme.

domingo, 14 de mayo de 2017

Intuición y Sabiduría Interior

¿Lo tomas o lo dejas? ¿Mantener o soltar? ¿A la derecha o a la izquierda?

 Cuántas veces habremos dudado de qué hacer en más de una situación...
 
Cuántos disgustos nos ahorramos cuando seguimos con convicción esa vocecita interior. Esa voz que en tantas ocasiones le tenemos el volumen tan bajito que ni la oímos, o simplemente la ponemos en "mute mode".

Según el Diccionario de la Lengua Española la Intuición es la facultad para comprender las cosas de forma inmediata, sin precisar razonamientos.

Y así es. Para mí, la intuición es sinónimo de sabiduría interna, esa que te da la respuesta que nunca faya..., es como una brújula o una flecha en el camino.
Gracias a la meditación, al yoga, al trabajo diario de conexión conmigo misma, y algunas cualidades que ya traje conmigo voy desarrollando -cada vez más- esta habilidad. Y ¿cómo se hace? os preguntaréis... pues bien, en base a mi propia experiencia puedo decir que dándome espacio para escucharme, en silencio, a solas; e invirtiendo tiempo en conocerme profundamente, atendiendo mis necesidades, actuando según mis valores... Todas estas acciones en su conjunto son el cóctel perfecto para ejercitar ese 'musculito' de la intuición, y no solo eso, sino muuuucho mucho más. Por que invertir en uno mismo es el mayor tesoro que uno puede regalarse. No, no es el camino fácil. Pero es inmensamente gratificante.

 Confieso que NO SIEMPRE le hago caso a mi intuición, ya que en algunos casos gana mi mente, las decisiones basadas en lo racional, en el miedo, en la inseguridad... Por suerte, con el tiempo y la experiencia de los años, cada vez tengo más claro que mi voz interior es muy sabia, que tengo que creer y confiar más en ella, aunque la mente parlotee y me quiera llevar por dónde a ella se le antoje . Es como tener esa sensación de que las cosas no fluyen y existen miles de obstáculos, pero sigues empeñándote en ir por ese lado. No hace falta decir cómo es el final de estas historias, y no faya! En el fondo TÚ lo sabías, tu inteligencia interior te lo estaba diciendo, pero seguías empeñándote... ¡Es tremendo! Seguir tu intuición es sentir las vibraciones que te da esa persona, o situación. Si las sientes: confía en ellas.

 Me gusta comparar la intuición con la sabiduría interna del corazón, un susurro que viene del alma; aunque ciertamente, en Yoga, estaría posicionada en el entrecejo, pues sería como un tercer ojo, ese ojo que ve más allá, más allá  de lo superficial.
 
En definitiva, la intuición es como un súper poder que todos poseemos, si la trabajamos.
El siguiente paso es creer en ella, y el siguiente actuar según ella. Como todo, práctica, se necesita mucha práctica... A las personas racionales nos cuestan más estas cosas, pero todo se puede llegar a corregir con un poco de paciencia y dedicación.
 
@solitalo Disfrutar lo que surja y estar en paz y alegría, es su estado natural y por lo tanto NATURAL. Los estados anormales y sin paz son del ego, déjenlos irse porque como el ego, son irreales. …:
 
"Confía más en lo que sientes, que en lo que piensas".
Deepak Chopra


Hasta la próxima queridos amig@s

Sed muy felices.

jueves, 20 de abril de 2017

ÁBRETE CORAZÓN - Meditación Chamánica

Hola bellas almas que llegáis a leer estas líneas,
 
Agradecida estoy a la Vida por darme tantos regalos cada día. Abierta estoy también a recibir más regalos, que sean infinitos, que nunca se acaben...
 
Os comparto esta meditación chamánica envuelta en amor: "Ábrete Corazón".
 
A menudo, nos encerramos en nosotros mismos, cerramos nuestro corazón con corazas de miedo que nos bloquean y nos impiden avanzar. Gracias a la meditación estos bloqueos pueden sanarse, liberando carga que nos sobra, vaciando la mente de prejuicios y podemos disfrutar más de cada momento.
 
No subestiméis la belleza de las cosas simples, sencillas...permitiros unos minutos de conexión y de paz con el verdadero ser que sois.

Ábrete Corazón


Gracias por estar al otro lado ;-)

Un abrazo.

jueves, 13 de abril de 2017

El consumo responsable también es Amor

March for Science - Earth Supporter Shirt by Miles Greb — Kickstarter:
Quizás no a todo el mundo le interesan temas de "ecología" y "sostenibilidad".
 
Para mí, ser respetuosa conmigo, va de la mano de serlo con los demás y con el planeta. Por otro lado, no seríamos NADA sin naturaleza.

 ¿Sois conscientes de ello?

Yo creo que a veces se nos olvida. Así como respirar puede ser un acto consciente o inconsciente, lo mismo ocurre con la naturaleza: sabes o crees que está y estará siempre ahí, pero posiblemente no estés siendo consciente de que en realidad, tu consumo o ciertos malos hábitos pueden estar favoreciendo un desgaste y deterioro de aquello que sin pedirte nada a cambio te está ofreciendo la vida.

Cada pequeño gesto por su puesto que cuenta, y mucho...

Ego vs. Eco:

Os dejo un hermoso vídeo de 30 minutos sobre la labor de la Red Natura 2000. Para quien no la conozca, esta Red fue creada por la Unión Europea para proteger y conservar espacios naturales con especial riqueza de biodiversidad; el resto os dejo que lo descubráis en el vídeo. Aviso que es auténtica belleza y que transmite mucha paz...
Ojalá os motive a apreciar nuestra impresionante TIERRA tomando conciencia de un consumo respetuoso de verdad, un compromiso que debería estar intrínseco en cada ser humano.


"Si ignoramos aquello que sabemos que es malo, estamos comprometiendo nuestro futuro y el de nuestros descendientes"
(Red Natura 2000) 

"Los problemas medio ambientales, no son problemas ambientales, son problemas de supervivencia humana"
(Red Natura 2000)
 

PINCHA AQUÍ para ver el Vídeo de Red Natura 2000

jueves, 16 de febrero de 2017

La importancia del Autoconocimiento

Hola queridos lector@s ¡aquí estamos de nuevo!
 
Sabéis, las cosas más sencillas que pasan desapercibidas por la mayoría de personas, son las que más valoro... ¿por qué? pues porque en los detalles más pequeños me encuentro con la esencia de las personas, esa que taaaanto me gusta.
 
Ayer me pasó algo que me emocionó, quizás pensaréis que no es muy normal, pero de verdad que es así como lo siento... Os cuento primero la experiencia y luego os explico adónde quiero llegar con ésto.
 
La cosa es que tuve cita en el dentista. Conocéis los miedos que provoca ir al dentista, ¿verdad? dolor, incomodidad, tensión..., hay gente que hasta sufre fobias. Aún encima, suma el tiempo "perdido" en la sala de espera y el costoso precio que tienes que pagar al salir. A mi personalmente, me supone lidiar con todos esos "fastidios". Y es que aunque vayamos por nuestro más bien y por el cuidado de la salud dental, seamos sinceros, son situaciones que no son nada agradables. Desde aquí bendigo la labor de los dentistas, que tienen que hacer de psicólogos, aguantar nuestros miedos y ver el lado más oscuro de nuestras bocas :) también admiro a todos los pacientes valientes que vamos y nos sentimos como héroes! jeje.

A lo que iba... imaginaros la típica situación en la consulta del dentista: boca abierta, cara dormida, cuatro ojos mirándote y yo con los ojos cerrados, aspirador de saliva junto a otros ruidos de herramientas varias, y en medio del tratamiento, escucho: "aix! mira qué bonito ha quedado, me encanta... se nota que me gusta mi trabajo, verdad?". Deciros que se me salió la lagrimita, me emocioné y con todo el sentido del mundo, pues me encanta toparme gente entusiasta con lo que hace, apasionada con su trabajo. Es un tipo de persona que pido atraer a mi vida.

¿Os dais cuenta de lo importante que es para uno mismo sentirse realizado? ¿Os dais cuenta del bien que podemos llegar a transmitir a los que reciben nuestra labor cuando hacemos lo que de verdad nos gusta? Soy maestra de preescolar y doy clases de yoga para niños, ambos trabajos me apasionan... sí vale, reconozco que a veces lo niños te sacan de quicio y tienes días para todo, pero sé que estoy donde quiero estar y dónde puedo dar lo mejor de mí ahora (en el futuro nunca se sabe), hoy por hoy es lo que me llena, lo que me hace feliz, porque adoro a los niños y porque tengo las cualidades para darles lo mejor y así lo hago siempre que puedo.  

Y ya viene lo que me gustaría explicaros sobre cómo he llegado hasta hacer lo que amo... pues veréis, CONOCIÉNDOME!!! Conociéndome desde lo más profundo. No solo mis virtudes, mis aficiones o mis talentos innatos (que todo ser humano posee), sino también mis puntos débiles, mis heridas, mis miedos... así es como uno va forjando sus VALORES y los va interiorizando, creando así la vida que uno ama. Cuanto más te conoces, más claro tienes lo que quieres, y cuanto más claro lo tienes, más acciones emprendes hacia esa dirección, la que te dicta tu corazón.

La coach Covandonga Pérez Lozano, cuenta de su experiencia, que las personas que van a sus conferencias y/o consultas privadas, tienen muchas dificultades para responder a un test inicial en el que tienen que contestar preguntas sobre aspectos de ellas mismas. En cambio, si les dice así como "de broma", ¿puedes rellenármelo de tu pareja, o de tu hijo? todas responden: ¡vale! y empiezan a rellenarlo rápidamente. Jajajaja ¡es buenísimo! ¿cómo podemos pensar que conocemos más a la otra persona, si tan si quiera nos conocemos a nosotros mismos? ¿Qué visión tan distorsionada tenemos de los demás?  pero si es imposible conocer al otro a niveles profundos, además todos sufrimos cambios en nuestros sentimientos a lo largo de la vida, nunca permanecemos iguales...

Una buena herramienta para cuando te conoces de verdad, es hacer un listado de aspectos que valoras en ti mismo, y en consecuencia, también los valoras en otras personas. Ya que nuestras relaciones son espejos de lo que sentimos por dentro. El listado viene a ser como un decreto de qué persona quieres ser o eres y cómo quieres que sean las personas de tu alrededor con las que vas relacionándote y cruzándote en tu camino. 
Ten en cuenta que lo que te gusta de las otras personas hace referencia a lo que posees dentro de ti, aunque a lo mejor no lo hayas desarrollado, y lo que detestas en las otras personas son aspectos que tienes que trabajar y mejorar dentro de ti. Uno se fija en lo que realmente le pertenece y lo demás cómo que le pasa más desapercibido...

Uno de los aspectos que tengo en mi lista, que me mantienen conectada y que busco en todo lo que me rodea es encontrarme con personas que AMAN LO QUE HACEN, síííí en el dentista, en la peluquería, en las clases de Yoga, en amigos, en compañeros de trabajo, en la pareja...

Os recomiendo que hagáis vuestra lista de valores para que primero, sepáis y visualicéis lo que queréis; y segundo, podáis atraerlo a vuestra vida como por arte de magia.

Ah! Muy importante. El hecho de conocerte también te permite NO CONFORMARTE con cualquier persona ni situación que no te haga crecer. Buscas tu bienestar en todo momento.

Y tú, ¿ qué quieres ser en la vida? ¿ a qué tipo de personas deseas atraer a tu vida?

Espero que os haya servido.

Gracias por leer el Blog.

Un abrazo.

lunes, 16 de enero de 2017

Piensa bien y acertarás

¡Hola familia!

Hoy me doy permiso para cambiar un refrán, porque yo lo valgo. "Piensa bien y acertarás". 
Sí, has leído "bien". ¿A que te suena raro? Normal, a mí es que me gusta ir por la vida cambiando moldes. Yo no me conformo con los chismes que dice la gente,  la TV (que por cierto ni la veo, ni la echo de menos), no me dejo llevar por la masa de la sociedad, ni sigo su dirección. Yo voy hacia otro lado. Yo elijo una vida real y consciente, centrada en mí. Dándome lo mejor, para poder transmitirlo a los demás. 

Sé que siempre has oído: "piensa mal y acertarás"; o también otras cosas del estilo cómo: "no te fíes ni de tu sombra". Estas frases me han servido para sobrevivir durante algún tiempo, es cierto. Pero como he dicho, ahora elijo vivir, llevarme la esencia de la vida, elijo ser una persona alegre y en paz, honrando, así, la persona que realmente soy. 

Haz un experimento. Fíjate por una semana, o bueno, déjalo en un día. Un día es suficiente para darte cuenta de toda la cantidad de mensajes e inputs negativos puede llegar a recibir nuestra mente. Cuánta cantidad de palabras limitadas al miedo, la envidia, la rabia, la manipulación, al odio. Cuántas de todas estas cosas hacen que empieces -o acabes- tu día mal humorado. Porque éste dijo, aquél dijo, porque la crisis, porque el paro, porque hay qué ver... Y acabas maldiciendo al mundo, todo es una mierda, estamos jodidos, nos dan por todos lados, etcétera, etcétera, etcétera. ¡Ay...! que malgasto de tiempo por favor, pensar que yo también he estado de ese lado. 

Cada vez somos más los que nos estamos dando cuenta de cómo funcionan de verdad las cosas. Y cuando digo las cosas me refiero a la vida, me refiero a nosotros mismos en relación a nuestras experiencias.

¿Sabes que lo que piensas tiene relación directa con lo que se manifiesta en tu vida?

Todo está relacionado más o menos así. Fíjate que tus pensamientos son una extensión de tus palabras. Lo que pensamos está estrechamente ligado con lo que decimos. Pues bien, nuestra mente funciona como un ordenador. Así tu le mandas los mensajes, ella obedece y los vuelve creencias. Si dices: "yo no puedo hacerlo". Tu creencia es que no sabes hacerlo, entonces, como crees que no sabes hacerlo, nunca lo harás. Esa es la realidad que has creado tú mismo, pensando eso. 
En cambio, si dices: "estoy dispuesto a aprender a hacerlo"; estás creando el espacio para poder hacerlo. Tu creencia es que sí puedes hacerlo, aunque por el momento no sepas cómo. 
De esta manera, tus palabras crean hechos, y los hechos tu realidad.

Hay que tener mucho cuidado en qué mensajes escogemos para nuestra mente. Filtrar el contenido. ¡Ah! otro dato, la mente no capta las bromas, recuerda que es un ordenador. Si dices (aunque sea riéndote): "¡soy un desastre!" Lo creerás y lo serás. Hay que aprender a escoger bien, y hacernos responsables de lo que sale de nuestra boquita. Y cómo no, ¡¡a pensar bien!!  Sí, aunque haya gente en el mundo que a tu juicio te parezca mala, entiende que cada persona hace lo que puede y lo mejor que sabe en cada momento. Sí, también ocurren desgracias, lo sabemos. Si en vez de quejarte te preocupas por ayudar, te darás cuanta que por cada desgracia hay millones de personas implicadas ofreciendo su ayuda. Eso sí es esencia. Estar focalizado en el exterior y conectado con lo negativo solo destruye tu paz y el ser maravilloso que llevas dentro. Filtra, filtra, filtra toda información.

Por otro lado, en cuanto a nosotros mismos... pensar bien es primordial. No criticarse, hablarnos bonito, en positivo. Afirmando lo que queremos, en presente: Soy un ser maravilloso. Me merezco lo mejor. Así sí!!  Así notarás el cambio en ti y en tu vida. 
Ten paciencia y no te canses de pensar bien ;-)

Si sientes resistencias para creer en ti, trabájalas, suelta viejas creencias, deja marchar la rabia, medita, ves con tu mente y con tu cuerpo hacia lo alegre, sano y positivo. Rechaza lo demás. El primer paso es estar dispuesto a cambiar lo que nos quita la sonrisa.
 
Todo está bien, todo es perfecto tal y como es. Todo es evolución y conciencia. Agradece y quédate con lo bueno. 

Piensa bien y acertarás.